lunes, 1 de febrero de 2010


¿A DÓNDE VAMOS A LLEGAR?

¿Qué será lo siguiente? ¿Perdices disparando a las escopetas? ¿A dónde iremos a parar?. El lunes pasado, en el IES Salvador de la Esprefolla de Alcantarilla, Murcia, un profesor, Don Sisebuto, requisó el teléfono móvil a un alumno pues están prohibidos y no dejaba de mandar mensajitos con él. El alumno, Ricardo Higueras Bermúdez, “El rischars”, llamó a su padre, Tiburcioel Ruinas”, ex fontanero en paro, que de inmediato se personó en el centro para poner la respectiva denuncia y darleun par de hostias al profesor como viene siendo costumbre en este país en el que, tras el fútbol, ahostiar docentes o médicos de urgencia comienza a ser tradición.

La sorpresa saltó cuando Don Sisebuto, de 50 años, que en su juventud fue boxeador durante su paso por la Legión y era conocido como “El martillo de herejes” se comportó como un auténtico vándalo. En lugar de actuar como un ser pacífico, dialogante, y recibir las hostias con agrado -como mandan los cánones, la administración y los sindicatos de profesores- y luego pedir una baja por depresión hasta el día de su suicidio, hizo lo que nadie esperaba.

Don Sisebuto, un hombre tranquilo que suelta hostias como panes

Según llegaba “el Ruinas” gritando que “dónde estaba ése mierda que quería educar a su hijo...”. Don Sisebuto, sin mediar palabra y recibiéndolo a puerta gayola, le colocó una hostia que le reventó la nariz y le hizo perder tres piezas dentales.

Prfefee…te vi a matás…”, quiso decir el cívico padre antes de recibir un gancho en la barbilla y una patada en los huevos que le dejaron K.O. al instante. “El rischars”, tras saltar la valla del instituto, aún sigue corriendo.

Inmediatamente las asociaciones de padres, de alumnos, los sindicatos de profesores y la propia administración criticaron el violento comportamiento del docente, que no el del padre, que va a ser cuantiosamente indemnizado por la administración.

Lógicamente, fuentes oficiales confirman que Don Sisebuto será objeto de un expediente y su expulsión del cuerpo se augura inminente. A parte de ser sacado a hombros por sus compañeros, en la última semana el índice de suspensos de las clases de Don Sisebuto ha bajado al 0%. Los alumnos le tratan de usted, traen los libros a clase y hacen las tareas. “Incluso los he oído pedir las cosas por favor”, declara un padre que quiere permanecer en el anonimato para que no le tilden de facha.

Don Sisebuto, bien aleccionado por su abogado, ha alegado que el día de la agresión había tenido una discusión con su mujer, que es votante de Zapatero, que sufre trastorno bipolar y que se había metido dos gramos de coca en el cuerpo. La administración ha paralizado el expediente, le dará la baja por invalidez y le permitirán un largo descanso pues “padece una adicción y eso no es sino una enfermedad”.

El profesor, cuyo único vicio conocido es el ajedrez, ha declarado a sus más allegados: “Pues menos mal que me ha salido gratis , porque si me llegan a expedientar, el siguiente al que le curto la lomera iba a ser al psicólogo del centro.


 

Comentarios

10 comentarios sobre "¡UN PROFESOR AGREDE A UN PADRE!"

El Piter dijo...
1 de febrero de 2010, 7:51

Si-se-bu-to, si-se-bu-to... Un monumento que había que levantarle al hombre.

("Te ví a matás..." ¡Qué bueno!... Te superas día a día, so cabron)

Anónimo dijo...
1 de febrero de 2010, 17:40

Me he reido a gusto,mejor que con un orgasmo,lo que yo te diga.La loli

jerobibo dijo...
1 de febrero de 2010, 18:57

qué será lo siguiente, árbitros pegando a los espectadores?

El Piter dijo...
1 de febrero de 2010, 20:13

Hombre, Loli, mejor que un orgasmo... Es apuntar muy alto. :-)

Anónimo dijo...
1 de febrero de 2010, 20:41

A veces la realidad supera a la ficción. Claro que esto pasa en otras latitudes:


"A golpes, profesor agrede a estudiante de derecho en Universidad de Montería.
Kathy asegura que todo inició en el salón de clases, cuando el profesor le llamó la atención a ella y a una de sus compañeras, porque supuestamente le estaban saboteando la clase, y entonces él la amenazó con hacerle perder la materia.
La universitaria se fue a poner la queja a la decanatura y hasta allí llegó el profesor y , según ella, le manifestó “haga lo que quiera hp”, y fue entonces cuando la joven mujer le pegó una cachetada al profesor y este reaccionó dándole varias trompadas"

(caracol radio.- Colombia)

El caso aquí, en el solar patrio, sería abuso de autoridad, respuesta desmedida y desproporcionada, métodos antipedagógicos y, faltaría más, violencia de género, porque manos blancas no ofenden y la cachetada de la Khaty no computa. Pero no estaría de más que, en tiempos de igualdad y paridad, chicos y chicas, grandes y pequeños empiecen a pensar que, si pegas a alguien una cachetada éste/a te puede devolver varias trompadas y que salga el sol por Cartagena de Indias. Mal está que los fuertes y las fuertas abusen de su fortaleza. Pero también está fatal que los débiles y las débilas abusen de su debilidad porque se saben impunes.

Anónimo dijo...
2 de febrero de 2010, 11:59

Para fin de curso en vez de viaje se tenían que organizar peleas de lucha libre alumnos y padres contra profesores y amigos zumosol,para estar equilibrado.Todo televisado y como no, en telecinco.La loli.

Miguel Baquero dijo...
2 de febrero de 2010, 22:47

¡¡A lo que está llegando la educación!! Y seguro que el tal Sisebuto, encima, mandaba deberes y pretendía que los alumnos los llevaran hechos al día siguiente, con la de cosas que echan por la tele. Imperdonable

Antonio de Castro dijo...
3 de febrero de 2010, 0:20

Genial. Cómo se nota que el que lo escribió sabe bien de lo que habla... A algunos profesores de instituto tendrían que daros la Medalla al Mérito.

alitina dijo...
3 de febrero de 2010, 23:04

Estoy totalmente de acuerdo con lo que sostiene el anónimo de arriba a propósito de que no debería permitirse el abuso tampoco por parte de los débiles (y las débilas).

Anónimo dijo...
19 de diciembre de 2010, 19:03

Sisebuto presidente!

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009