viernes, 8 de enero de 2010


Las dos partes implicadas en el altercado, ocurrido en la mañana de ayer, fueron unos operarios que trabajaban en una obra de acondicionamiento de la calle Almirante Quiesiryá y un grupo de ancianos con exceso de tiempo libre, de los que suelen reunirse a mirar tras las vallas de contención, comprobar la evolución de las obras y tocar los cojones en la medida de lo posible. El acoso y derribo por parte de los abuelos comenzó desde muy temprano, pero, al parecer, la gota que colmó el vaso fue una frase lanzada al desgaire por uno de los espectadores: «Ese hormigón como que no va a fraguar como corresponde. Que lleva mucho de arena» a lo que otro de los presentes replicó: «Antes si que se hacía el hormigón para que durase, no como ahora, que no tienen ni idea». La respuesta del operario, que ya llevaba un buen rato aguantando puyas e indirectas del tipo «Mira el "sinsangre" ese con medio saco de cemento al hombro. En mis tiempos los llevábamos de dos en dos», no se hizo esperar: «Y ustedes, además de tocar los huevos, ¿no tienen otra cosa que hacer? ¿No tienen que ir a buscar a los nietos al cole o algo parecido?». Uno de los abuelos contraatacó: «¿Nos estás llamando viejos, so gañán?». «No, sólo cansinos de cojones. De esos que, de boquilla, se comen el mundo. Que toreando de salón, todos somos Manolete». Tras el inicial cruce de opiniones, los ánimos fueron encrespándose poco a poco hasta desembocar en una auténtica batalla campal que incluyó lanzamiento de piedras y diverso material de obra. La policía ha detenido a dos abuelos y tres operarios, que han sido puestos a disposición judicial.


[Una imagen del lugar del incidente, momentos antes de que se desencadenase la tragedia]


[Parte del irreductible grupo de tocacojones]


[Los mismos, en una imagen de archivo, tocando los huevos en otra obra hace unos meses]

 

Comentarios

13 comentarios sobre "UNA AGRIA REYERTA EN UNA OBRA SE SALDA CON UN BALANCE DE TRES HERIDOS Y SEIS POLICONTUSIONADOS"

jerobibo dijo...
8 de enero de 2010, 7:42

absolutamente genial este pos, muy ibérico, donde trabaja uno sueles haber 4 cabrones desocupaos mirando, jajajaja
es que el jubilao se cría muy peligroso

El Piter dijo...
8 de enero de 2010, 7:54

El jubilao ocioso -y más el español-, al igual que el lobo, la rata y la comadreja, es raza a exterminar. Por el bien común. Es dañino, dañino para el ecosistema.

mati dijo...
8 de enero de 2010, 8:24

Lo malo es cuando, alguna vez, alguno de sus comentarios ha ido bien encaminado....se crecen.

Sánchez Dragón dijo...
8 de enero de 2010, 9:14

Hoy he descubierto por casualidad (a través de Meneame.net) este blog. Sabeis exprimirle el jugo a la realidad combinando el humor de base popular con el más puro y divertido surrealismo. Sois buenos. Muy buenos.

Habeis ganado a un nuevo lector habitual.

Mercedes dijo...
8 de enero de 2010, 13:31

¡Jesús! Estoy en un pasmo. ¿Pero estos valientes pimpollos no han aprendido aún que no se puede jorobar al que está atereado en un tedioso trabajo? Lo peor de todo es que, casi con seguridad, el marrón se lo van a llevar los trabajadores, porque esta sociedad confunde débil con víctima.
Interesante.
Saludos.

Anónimo dijo...
8 de enero de 2010, 18:52

Teneis la gracia por donde se empiezan os cestos: en el culo.

jerobibo dijo...
8 de enero de 2010, 20:45

bueno amigos, sois unos cracks, no se qué me gusta más si los artículos o los comentarios....
por cierto para el último anónimo que dice "tenéis la gracias por donde se empiezan os cestos: en el culo", brillantísima disquisición de la que tomo nota..... es que el idioma de Cervantes da mucho de sí......

Anónimo dijo...
8 de enero de 2010, 22:22

Yo propongo que los viejos hagan sus botellones de calimocho como los jóvenes y así vereís como no molestan a nadie. Os imaginaís los botellones de la tercera edad?Yo lo tengo muy claro que a cierta edad lo mejor es pillar buenos colocones de calimocho, pastillas o lo que sea, yo voy a empezar ya con las hojas de lechuga secas para irme acostumbrando a entrar en la tercera edad de buen humor,alucinando, y sin ir jodiendo al prójimo.La loli.

alitina dijo...
9 de enero de 2010, 1:19

Si es que la banda de los tocacojones ya estaba muy fichada: algo grave tenía que acabar pasando... y si no se consigue poner freno a sus desmanes, para mí que acaban de cimientos, y ¡quiera Dios que me equivoque!

El Piter dijo...
9 de enero de 2010, 12:16

Lo de los botellones no es mala idea, Loli.

Si es que van provocando, Alitina, y luego pasa lo que pasa.

Anónimo dijo...
12 de enero de 2010, 19:11

Pues a mi me hacen mucha gracia todas estas noticias que publicáis. De seis a siete de la tarde hago un paroncito y me dedico a leeros (es que me parto). Además, tiene mucho mérito hacer reir a la gente, con la que está cayendo...

El Piter dijo...
12 de enero de 2010, 20:36

Tu felicidad es nuestra felicidad, Anónimo. :-)

viagra online dijo...
28 de enero de 2011, 18:43

Es muy triste saber que estos ancianos se vieron perjudicados en una situacion tan inesperada como esta! Muchas veces este tipo de accidentes son inevitables.

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009