domingo, 14 de marzo de 2010


Ayer, en la librería Estudio en Escarlata, se produjo un insólito suceso que dejó perplejo a gran parte de los presentes. De entre los múltiples actos culturales que periódicamente suele organizar el establecimiento, ayer Se celebraba una firma de ejemplares a la que habían sido convocados los escritores Julio Peñafreta Butifet, autor del afamado libro Yo soy más guapo que Larsson y Antoine Gándaras Porexpan, que acababa de lanzar su última novela Asesinato en Suecia (a ver si así se vende). El evento comenzó de forma natural, cordial incluso, ubicados cada uno de los autores en una mesa y dispuestos a dedicar y firmar a diestro y siniestro los ejemplares que fuesen precisos. Tras tres cuartos de hora sin que se pasase por allí ni el Tato, un despistado acertó a entrar en el establecimiento y se dispuso a ojear los ejemplares dispuestos en las estanterías. Al parecer, el incauto comprador no terminaba de decidirse y Julio se acercó a él con ánimo de recomendarle la compra de su último texto. Antoine, molesto con el descortés gesto, se aproximó a ambos y recriminó duramente a su compañero de profesión su impulso de desleal competencia. «Cada uno que se busque las habichuelas como pueda», le contestó Julio visiblemente molesto por haberle sido afeada su conducta en público. «Si no digo que no —replicó Antoine—, pero si le recomiendas mierdas como las que tu escribes, para pocos lectores que nos quedan, los vamos a terminar de espantar de mala manera. A este pobre hombre más le valdría comprar mi novela si no quiere terminar abominando de la literatura». La incisiva respuesta provocó en Julio un ataque de ira y una subida de leche y, ni corto ni perezosos, se abalanzó sobre su adversario agarrándole por los pelos al grito de «Te vas a enterar tú de quién es el que escribe mierdas». Acto seguido, ambos se enzarzaron en una disputada pelea que terminó ganando Julio por KO técnico y una patada en los huevos que le propinó a Antoine en un descuido antes de que hiciesen acto de presencia las fuerzas del orden y una ambulancia de SAMUR.

Mientras tanto, el escritor Carlos Salem, que pasaba por allí, aprovechó el tumulto y se llevó al atribulado lector a un rincón, obligándole a punta de navaja a comprar dos de sus libros de relatos, un poemario de su autoría y una de sus últimas novelas.

Está la cosa mú malita.

[Antoine, momentos antes de recibir dos hostias como dos soles]

 

Comentarios

9 comentarios sobre "LA CRISIS ALCANZA EXTREMOS INSOSPECHADOS: DOS ESCRITORES SE PELEAN POR UN LECTOR"

jerobibo dijo...
14 de marzo de 2010, 17:29

geeeeenial!!!!

Patrick Ericson dijo...
14 de marzo de 2010, 17:35

juas,juas,juas,juas,juas... Yo, por si acaso, aviso que he estudiado artes marciales en el barrio de Carabanchel. O sea, que ojito conmigo, que tengo "mu mala leche" juas, juas,juas,... muy bueno, Jero.

Antonia J. Corrales dijo...
14 de marzo de 2010, 17:45

Buenísimo!!!! juis, juis, juis. Lo de la subida de la leche es genial.

Paco Gómez Escribano dijo...
14 de marzo de 2010, 17:58

Se veía venir. Esos encuentros en Estudio en Escarlata siempre me dieron mala espina. Por otra parte, que dos escritores acaben peleándose no es nada extraño. Gente de mal vivir.
Saludos.

Malube dijo...
14 de marzo de 2010, 18:45

Jajajajaja, muy bueno. Mira que si esto es una profecía. A la siguiente firma me llevo los pinchos de las brochetas, jajaja.
Saludines.

Anónimo dijo...
14 de marzo de 2010, 19:57

Esto ha sido de lo mejor,casi me meo. La loli.

carlos salem dijo...
15 de marzo de 2010, 10:40

El final es FALSO: No amenacé al lector con la punta de la navaja, sino con el doble filo. Probadlo, se vuelven mansitos y comprarn más.

Miguel Baquero dijo...
15 de marzo de 2010, 20:39

Jo jo jo. Tendríais que haber puesto: "basado en hechos reales"

El Piter dijo...
15 de marzo de 2010, 21:00

Todas nuestras noticias son reales, Miguel. Como la vida misma...

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009