miércoles, 10 de marzo de 2010


Tras las recientes declaraciones del ministro de Trabajo Celestino Corbacho en las que se alentaba a la ciudadanía a suscribir un plan de pensiones privado para paliar las previsibles carencias futuras de las arcas del estado en materia de prestaciones por jubilación, el resto de gabinetes que conforman el equipo de gobierno ha decidido sumarse a la feliz iniciativa aplicándola a sus propias competencias. De esta manera, desde el Ministerio de Vivienda se aboga por que la gente no se queje tanto de no poder acceder a una solución habitacional habiendo como hay albergues de uso público; desde el de Fomento se nos insta a que no desgastemos ni los recursos del transporte público ni las infraestructuras del Estado y usemos para desplazarnos las dos piernecitas que «que para algo nos las ha dado Dios». Justicia opta por un tono algo más paternalista y nos exhorta a portarnos bien, a no ser malos y a llevarnos bien con nuestros amiguitos con el fin de no desgastar recursos judiciales y los responsables de la cartera de Sanidad nos conmina a evitar bajo cualquier circunstancia el ponernos enfermos sin necesidad de ello. «Traviesos, que sois muy traviesos», añadió la titular del citado ministerio.

Por otra parte, Juanjo Derquetropa, portavoz de la ACHCOS (Asociación de Ciudadanos Hasta Los Cojones de las Ocurrencias de los de Siempre), ha declarado que, puestos a recomendar, Sus Excelencias podrían evaluar la posibilidad de ser sustituidos por una aplicación de software que, a partir de un diccionario de términos inserto entre sus ficheros de configuración, compusiese de forma aleatoria distintas chorradas y obviedades de Perogrullo con el consiguiente ahorro para los costes de la Administración ya que, al fin y al cabo y a la postre, se obtendrían parejos resultados. Algunos expertos abogan que la Inteligencia Artificial no está aún lo suficientemente evolucionada para llevar a cabo ese tipo de composición linguistica, pero diversos analistas aseguran que para obtener idénticos resultados no es necesario recurrir a ningún tipo de inteligencia, ni artificial ni natural. «¿Inteli...qué?... Pfffffffff.... Juasjuasjuasjuasjuasjuas», declaró Jaime Tiristor Andrullos, uno de los analistas, momentos antes de ser ingresado de una congestión.

[Mírenlo. Y se ha quedado tan pancho]

 

Comentarios

6 comentarios sobre "EL RESTO DEL EQUIPO DE GOBIERNO SE SUMA A LA CAMPAÑA DE RECOMENDACIONES"

Miguel Baquero dijo...
11 de marzo de 2010, 10:17

Ahí está, dando tranquilidad y confianza a la gente.

Anónimo dijo...
11 de marzo de 2010, 10:41

la verdad es que sí, resulta muy tranquilizador que ¡EL MINISTRO DE TRABAJO! de un país diga que tiene una pensión privada......aquí no va a cobrar ni el tato

Francisco dijo...
11 de marzo de 2010, 10:55

Que lumbreras y que tranquilizadoras las declaraciones del ministro. Que alguien le explique al ministro que con un sueldo de mileurista no da para ahorrar demasiado.....y no hablemos de los millones de personas que estan en paro.......

El Piter dijo...
11 de marzo de 2010, 11:13

Este pais es la caña. De España.

Trancos dijo...
12 de marzo de 2010, 9:19

No pueden ser tan lerdos. No es posible, ni haciendo un master, un desconocimiento tan profundo de la realidad cotidiana de los ciudadanos a los que gobiernan. Así que lo suyo debe ser pura maldad. Como decimos por aquí, "no pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió" y también "no hay nadie más cabrón que un podre jarto de pan". Me he acordado de la anégdota de María Antonieta, que cuando presenció un tumulto de la plebe parisina y preguntó la causa, al contestarle que no tenían pan respondió "que coman pasteles". A Mª Antonieta se la podía perdonar porque toda la vida había sido pija y no entendía de matices en cuestiones de pobres. A pesar de ello, la rebanaron el pescuezo. Pero muchos de estos han venido, como muchos de nosotros, del arroyo; les han llamado, como a muchos de nosotros, maketos, charnegos y paletos, aunque ahora sean pobres hartos de pan, se llamen "socialistas" y se apelliden "obreros". Bueno, a Corbacho también se le puede perdonar: es un hombre hecho a sí mismo, y debió hacerse sin planos. Y si disponía de planos, no tenía estudios para saberlos interpretar.

alitina dijo...
13 de marzo de 2010, 20:13

¡Qué nivel, Maribel! (El de nuestros políticos, y ya me jode decir "nuestros", y no digo más porque la madre que los parió no tiene la culpa, al menos de los que ellos hacen , no)

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009