domingo, 6 de junio de 2010


Al amigo Miguel Baquero, que, en gran medida, inspiró esta noticia.

La tarde del pasado jueves, Abisinio Gómez Caleruega, escritor, protagonizó un peculiar incidente durante el transcurso de la Feria del Libro de Madrid. El autor que, aprovechando el tirón actual de la novela nórdica, acaba de publicar un libro bajo el seudónimo de Abyss Caleruersson con el imaginativo título de Muerte blanca en Oslo —que ya hay que tener cojones— recibió la visita de un viandante, presunto lector, que se le acercó con paso firme y decidido. Llegado a su altura, el desconocido le solicitó que le firmase los ejemplares de la célebre trilogía de Millenium ya que le hacía mucha ilusión tenerlos firmado, que la firma de un autor sueco vestía mucho. Abisinio trató de deshacer el entuerto indicando al errado lector que esos libros no los había escrito él sino Stieg Larsson. «Larsson, Caleruersson, Requeson… ¿Qué más da? Yo lo que quiero es tenerlos firmados, que aluego se revalorizan más». Abisinio, tras explicarle que él, de nórdico, tiene lo que la funda de su cama ya que es oriundo de Medina del Campo, trató de hacerle comprender de forma paciente que resultaba poco ético estampar su firma en libros que no hubiesen sido escritos por él a lo que su interlocutor, con un cabreo creciente y de muy malos modos le espetó: «¿Y a ti que coño más te da? ¿No te han traído aquí pa firmar? Pues curra y firma, coño, que todos los intelectuales sois iguales, que os gusta trabajar menos que al fotógrafo del BOE». El despectivo comentario terminó por colmar la paciencia de Abisinio que, al más puro estilo Fosbury, saltó el mostrador de la caseta, agarró por la pechera al susodicho y comenzó a soltarle una ensalada de hostias que ríete tú de Mike Tyson al tiempo que la megafonía del recinto daba cuenta del incidente.

«…En la caseta 127, de Ediciones Maputo, Carlos Salem firma ejemplares de su obra. Caseta 127. En la caseta 175, Abyss Caleruersson se está hostiando con un lector. Caseta 175…»

Tras intervenir una dotación de la Policía Nacional allí presente, los contendientes fueron separados, retornando cada uno a sus respectivos quehaceres.

Pero lo peculiar del incidente fue que, durante el transcurso del mismo, Abisinio cayó en la cuenta de que había logrado aglutinar a su alrededor a un número de paseantes y curiosos mayor que el obtenido durante todas sus sesiones de firmas juntas. Aguzando el ingenio y evaluadas las evidentes posibilidades, desde ese día, Abisinio se publicita en las casetas donde firma como El escritor que agrede a sus lectores, cosechando un éxito sin precedentes que mantiene y sostiene a base de incisivas dedicatorias como «Que te jodan, calvo de mierda», «¿Pero tú sabes leer con esa pinta de asilvestrao que gastas?» y otras sutilezas, congregando a su alrededor a un siempre nutrido grupo de visitantes, algunos de los cuales incluso le esperan a la salida al más puro estilo de patio de colegio.

[El público observa anonadado la disputa]

 

Comentarios

5 comentarios sobre "INCIDENTE EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID"

Samantha Keyela dijo...
7 de junio de 2010, 9:26

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD. ¡¡¡¡Formidable!!!! Me habéis alegrado el lunes :)

Paco Gómez Escribano dijo...
7 de junio de 2010, 11:15

Los incidentes en la Feria del Libro se suceden recurrentemente. Yo quise colarme en una caseta para firmar ejemplares de mi novela (aún sin publicar, pero eso sí, impresa en mi HP, y con canutillo), pero resulta que la caseta ya había sido ocupada por un delincuente que se hace llamar Miguel Baquero, quien me dijo, que para okupar casetas también había que esperar turno.
Lo cierto es que la crisis está haciendo estragos. En mi cuarta novela, lo tengo claro, mi firma será Franciskusss Gomersson, en detrimento del vulgar Paco Gómez que no se come ni un saci.

El Piter dijo...
7 de junio de 2010, 13:03

Nuestra vocación de servicio público se siente recompensada, Samantha.

Es que está la cosa mú malita, Paco

lolibel dijo...
7 de junio de 2010, 14:57

Si Cervantes levantara la cabeza ........

viagra online dijo...
10 de enero de 2012, 15:20

Pues bueno hay cosas que no se podran evitar pero bueno, al menos no salieron muchos disturbios ni cosas asi por que seria el colmo se supone que son personas cultas que leen.

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009