jueves, 15 de abril de 2010


Decían ser escritores y vendían como si fuesen propios textos plagiados a otros autores

Dos sinvergüenzas que responden a las iniciales de Jerónimo Tristante y Carlos Salem han sido detenidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado acusados del delito de plagio literario. «Casualidades. Casualidades y maledicencias. Semos inocentes», ha expresado uno de ellos mientras era conducido a comisaría a empellones.

El asunto no ha salido a la luz hasta muy recientemente porque, a resultas de lo obvio, ni Dios había llegado a leer un solo libro publicado por estos dos interfectos. Pero hace un par de días, por arte del demonio, a algún despistado se le ocurrió el despropósito de abrir un libro que decía haber escrito uno de ellos y se encontró con que, en el primer párrafo, rezaba «En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…». El incauto lector, sorprendido por la curiosa coincidencia, se le ocurrió abrir otro de los libros editados por uno de estos dos mequetrefes y cual no sería su sorpresa al encontrarse con que, en la página tres, el protagonista del texto, llamado Aureliano Buendía, narraba un pasaje en el que rememoraba cómo su padre le había llevado a conocer el hielo mientras se encontraba frente a un pelotón de fusilamiento.












[Helos. Helos aquí. La misma esencia del mal se destila en sus rostros cetrinos y torvos. No me digan que no]

«Menuda caterva de cabrones —declara un amigo cercano que, por motivos de seguridad, prefiere permanecer en el anonimato—. Les está bien empleado por ser mala gente. A mí me estuvieron martirizando desde el mismo día en que decidí apuntarme a TWITTER».

Los dos sospechosos han sido puestos a disposición judicial. Gracias a Dios.

 

Comentarios

8 comentarios sobre "DETENIDOS DOS INDESEABLES"

Paco Gómez Escribano dijo...
15 de abril de 2010, 21:50

Yo no quería decir nada, pero se veía venir. Los escritores siempre han sido gente pendenciera y de mal vivir, pero C.S. y J.T. son peligrosos. No hay más que verlos en las fotos.

alitina dijo...
15 de abril de 2010, 22:16

Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lolibel dijo...
15 de abril de 2010, 22:20

Entiendo que ese dedo hacia arriba y el botijo deben ser unas armas de destrucción masiva. Dan mucho miedo.La loli.

alitina dijo...
15 de abril de 2010, 22:23

Siento no ser capaz de estar a la altura pues sólo se me ocurre algo en serio y es esto que proclamo: ¡Qué sentido del humor tan acojonante y qué bien reflejado!

Patrick Ericson dijo...
16 de abril de 2010, 10:46

Al tipo del dedo levantado no lo conozco, pero tengan cuidado con el del botijo... se le ha visto entrando en la mezquita de las Cuevas del Reyllo acompañado de varios islamistas de Al Qaeda. Es posible que intente plagiar el Corán... ¡Ya te digo!

Rodrigo Díaz de los Rios y de los mares dijo...
16 de abril de 2010, 13:38

El que tiene un condon en la cabeza parece malisimo con ese dedito me hace recordar a ETI. El otro parece ingenioso cultivar marihuana en la cabeza.

Miguel Baquero dijo...
18 de abril de 2010, 9:10

Jua jua jua, nada más empezar con eso de "responden a las iniciales" ya te hace presuponer que esto no lleva a nada bueno.

Antonio de Castro dijo...
18 de abril de 2010, 17:58

Vaya par de indeseables... El del botijo me recuerda a Robert Mitchum en "El cabo del terror", por la cara de mala persona que tiene.

Publicar un comentario

 

(c) Jerónimo Tristante & Pedro de Paz, 2009